Connect with us

Hi, what are you looking for?

COACHING

Las gafas protectoras: el mejor remedio frente a las lesiones oculares

El pádel, con su imagen apacible y segura, esconde un peligro emergente: las lesiones oculares generadas por impactos de la pelota crecen sin freno debido a las características del deporte, practicado en espacios reducidos y con una gran velocidad en el juego.

Paddle tennis bearded player posing on white background

Ante este riesgo, las gafas protectoras son la solución más eficaz y su uso obligatorio supone una cuestión que debe plantearse.

Las lesiones oculares sufridas por los practicantes de pádel son cada vez más frecuentes.

No es extraño que, debido a la velocidad con la que se juega, un jugador/a tenga que hacer frente a un pelotazo fortuito.

Y, de todas las zonas del cuerpo, los ojos son probablemente los que están más expuestos a este riesgo.

Las características del pádel aumentan el peligro

¿Por qué motivos el pádel puede llegar a ser más dañino para nuestros ojos que cualquier otro deporte?

Una de las razones es el tamaño de la pelota.

Al no ser demasiado grande, el impacto contra nuestro ojo se podría producir sin la protección de los huesos de la órbita, aumentando las probabilidades de que el golpe derive en una lesión importante.

Por supuesto, también, hay que tener en cuenta la naturaleza del deporte.

El hecho de contar con 4 jugadores que, en muchos casos, se colocan en la pista muy cerca unos de otros, provoca que haya que estar alerta para no sufrir ningún tipo de percance.

Además, los rebotes de la bola contra la pared y la potencia con la que se efectúan los golpes son factores adicionales de peligro para los ojos por ser una de las zonas más sensibles de la cara.

Posibles efectos tras un impacto en el ojo

En caso de impacto, las consecuencias pueden ser diversas.

La más frecuente es la entrada de arena de la pista en el ojo, lo que produce una sensación incómoda a la hora de parpadear, pero, en principio, sin el peligro de que aparezca una lesión ocular seria.

En una situación como ésta, sería apropiado hidratar la córnea con agua para intentar que la arena introducida desaparezca por completo.

Asimismo, los pelotazos pueden causar daños más serios, como una erosión corneal.

La córnea es la capa transparente del ojo y el más mínimo roce de la pelota conlleva el riesgo de la aparición de una herida en esa zona.

El dolor suele ser intenso, llegando a ocasionar una momentánea pérdida de visión.

Por otro lado, si la pelota golpea en el ojo directamente y con violencia, la colisión puede traducirse en un desprendimiento de vítreo o de retina.

De ser así, habría que prestar mucha atención a las secuelas permanentes que podrían manifestarse, siendo indispensable acudir a urgencias para la realización de una revisión exhaustiva.

Las gafas protectoras, el remedio más útil

Ante esta situación, parece evidente que el uso de gafas protectoras es el mejor antídoto. Sin embargo, tanto entre jugadores y jugadoras profesionales como por parte de aficionados y aficionadas, su utilización no está del todo instaurada.

Entre otras cosas, debido a que impiden una visión cristalina de lo que sucede sobre la pista.

O porque pueden llegar a empañarse en momentos clave del partido.

Sin embargo, lejos de ser una mera recomendación, para muchos especialistas las gafas protectoras son imprescindibles para practicar el deporte de la pala de manera segura.

Incluso se ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que sean obligatorias.

Ya que los casos de operaciones quirúrgicas y los daños que pueden causar ceguera ascienden implacablemente.

Los datos barajados por los expertos son irrefutables. En un artículo publicado en la Revista de la Asociación Médica Sueca, las gafas protectoras reducirían en un 90% el riesgo de lesión ocular.

Las palas, otro peligro potencial

Los ojos no sólamente son propensos a recibir pelotazos, pues las palas también son objetos potencialmente perjudiciales.

El reducido tamaño de la pista, así como la constante proximidad con el  compañero o compañero de la pareja, contribuyen a que las palas puedan suponer un peligro para la cara en general y los ojos en particular.

¿Deberían las gafas ser obligatorias?

Esta tesitura favorece que el mundo del pádel deba hacerse una pregunta.

Si cumplen una función tan importante y eficaz, ¿por qué las gafas no son aún obligatorias?

El peligro al que se ha hecho referencia no sucede únicamente en momentos aislados, sino que está presente en prácticamente cada momento del encuentro.

Al igual que se recomienda un calzado o vestimenta concretos para el pádel, las gafas protectoras también podrían ser un elemento más de la equipación.

Pese al riesgo al que se enfrentan, la mayoría de jugadores/as, entre ellos muchos y muchas profesionales, opta por no hacer uso de ellas.

Lo que pone de manifiesto que, en la actualidad, no se están teniendo en cuenta como elemento habitual.

Lo más notorio es que no estamos hablando de consecuencias leves o poco importantes, sino de efectos negativos que pueden acompañar a lo largo de toda una vida.

De momento, las gafas protectoras representan el mejor remedio para evitar estos daños. Por ello, instaurarlas como elemento obligatorio debería ser, cuanto menos, un aspecto a tener en cuenta.

Agrega un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

SOBRE PADEL VIEW

Regístrate ahora gratis en Padel View y, además, de disfrutar los partidos del XII Campeonato de Europa de Pádel, podrás ganar una pala y...

SOBRE PADEL VIEW

Los aficionados al pádel que se registren antes del 20 de junio en la plataforma Padel View entran en el sorteo de dos entradas...

SOBRE PADEL VIEW

La nueva plataforma, además de retransmisiones en directo de torneos, apuesta por contenido on demand, producido en exclusiva para la OTT. Por el momento...

HISTORIAS DEL PADEL

Con sólo medio siglo de vida, el pádel se ha consolidado en la televisión nacional y se consume en diez países. Hoy en día...